DiecinueveJunio2018

Se juntaban las nubes en un abrazo

mientras el arco iris se colocaba en el cielo.

 

Se levantó el sol de su cama

y dejó brillar las aguas del mar.

 

La pequeña brisa movía las flores

y mi pelo, al viento, se dejaba llevar.

 

Mis pies se mojaban en los charcos

que la lluvia pintó al despertar.

 

La poesía me miraba a los ojos

y su luz me dejaba sin pestañear.

Anuncios