VeintitresJunio2018

No me mires cuando miren que nos miramos,

sólo huéleme.

No me sueñes si sueñas que te sueño,

sólo víveme.

No me hables cuando hables de que hablemos,

sólo bésame.