Soy ReBeLDe porque el mundo me ha hecho así…

Porque una mujer es capaz de coser sin aguja, porque cuando pisa fuerte le da igual ir con tacones que descalza, porque ser mujer es mil veces más que una cara bonita, porque la palabra valiente la tenemos en las venas, porque nos hemos hartado de príncipes y ahora nos basta con mirarnos al espejo, porque si nos da la gana amamantaremos en mitad de la ciudad, porque si quiero tirarme un pedo me lo tiro, porque yo también echo de mi cuerpo y de mi vida lo que no quiero, porquedaré el beso a quien quiera y cerraré la puerta a quien me toque los cojones, porque saldré a la calle sin peinar, me tomaré un café sola y,si me apetece,le seguirá una copa, porque si quiero canto en la ducha y si quiero como sin mantel, porque prefiero ir a Mahoma a esperar a que llegue él, porque somos hojas movidas por el viento, un lienzo lleno de colores; porque si no me gusta,lo digo y si me gusta, también; porque estoy más cómoda con pantalones,me gusta bailar al aire libre, leer un libro en la playa, levantarme tarde los domingos,cocinar en bragas con las ventanas abiertas, gritar lo que pienso aunque sea sin pensar.
Porque soy mujer y ,si volviera a nacer, lo volvería a ser.

Anuncios

VeinticuatroJunio2018 (No, es NO)

La importancia de dos letras,

el arañazo del miedo,

la educación que les falta,

el vestido en los tobillos,

el grito de su silencio,

su silencio dando gritos,

la injusticia de las consecuencias,

las consecuencias de una injusticia,

piel rasgada,

tranquilidad en las conciencias,

vida marcada por lobos hambrientos,

boca tapada y manos atadas,

respiración en pausa,…

 

eso que se siente cuando otro no respeta que no es no…

Busca que te busca…(cuento infantil)

 

La Cigüeña Alé estaba cansada de vivir siempre sobre el mismo tejado, así que hizo la maleta, se puso sus mejores galas y se fue rumbo a una nueva vida, rumbo a su destino.

Encima de su nido dejó una nota para sus padres: “PAPÁ, MAMÁ, ME VOY AL MUNDO: NO OS PREOCUPÉIS, ESTARÉ BIEN. OS QUIERO. ALÉ.”.

 

Tras haber volado algunas millas decidió parar en un río que encontró para beber agua y dar una cabezadita.

Allí, junto al río, conoció al Lobo Tostón. Estaba apoyado en una roca cantando una canción con su sombrero de paja y un palillo en la boca.

 

La Cigüeña Alé se acercó al Lobo Tostón y le preguntó qué hacía allí sólo.

-He hecho la maleta y me voy al mundo en busca de aventuras- dijo al lobo-.

-¡Anda! ¡Pues a mí me pasa como a ti! Si quieres hacemos juntos el viaje.

 

Llegaron a un pueblecito donde había una actuación de circo.

Había un dragón con cara triste participando en un espectáculo.

El Lobo Tostón y la Cigüeña Alé se miraron. Decidieron echarle una mano al dragón.

En un momento en que la actuación hizo una pausa, se acercaron a él.

-¡Hola! ¿Cómo te llamas?- preguntaron al unísono-.

-Soy el Dragón Ñam Ñam, ¿y vosotros?.

-Somos la Cigüeña Alé y el Lobo Tostón.

-¿Y qué os trae por aquí?

-Estamos buscando un nuevo lugar en el que quedarnos a vivir… ¿quieres acompañarnos?

-¡Vale! Estoy un poco harto de este trabajo porque  no me tratan muy bien. Necesito algo diferente.

 

Siguieron caminando.

 

De repente, se encontraron a un gigante atado a un árbol, llorando y sufriendo porque las cuerdas le apretaban demasiado.

-¡Ayudadme! ¡Os lo suplico!- gritaba desesperado el gigante-.

 

Se pusieron manos a la obra.

El lobo le desató las cuerdas de la parte de abajo ayudándose de sus colmillos y zarpas.

La cigüeña voló a lo más alto y con su pico desató las cuerdas.

El dragón con su fuego desató las que pudo también.

Y, poco a poco, unidos, liberaron al gigante.

 

Agradecido, el Gigante Chinchín les llevó a un nuevo lugar donde el sol siempre brillaba, las flores bailaban y los peces saltaban en el río. Un lugar precioso.

Allí, los cuatro juntos, empezaron una nueva vida ayudándose los unos a los otros.

La unión hace la fuerza.

 

Y colorín colorado, estos animales ya otro mundo han encontrado.

 

VeinteJunio2018

Desde muy pequeña sabía que aquello a lo que me dedicara tendría que ver con la creatividad. Siempre me ha llamado mucho la atención todo lo que tenía letras por medio, lo que se pintaba con colores,…al igual que todo aquello que, según mi forma de ser y de pensar, desentonaba con lo que para mí tenía valor e importancia. Siempre defensora de las injusticias, siempre reivindicadora de los derechos de la mujer, de los derechos y necesidades de los niños, de las personas vulnerables,….empática con cada historia, sensible ante cada situación…

Pasé por etapas en las que quise ser Criminóloga para trabajar en cárceles y conocer también así qué pasaba por la mente de quienes realizaban atrocidades y qué poder hacer para probar inocencias, que también las hay…muy a menudo pagan justos por pecadores en todos los ámbitos de la vida. También quise ser Monja….así ayudaría  a muchas personas, sobre todo niños. Ir a un colegio de monjas me acercó a este pensamiento. Quise ser Periodista debido al amor que siento hacia la escritura, la libre expresión, la magia de las palabras,…y hacer que no se las llevara el viento sino que calaran en cada una de las personas que me leyeran.

Creo que a final auné todas esas maravillas, todas esas “yo” y comencé a luchar por un sueño, ese sueño que de pequeña era una juego cuando usaba el armario de pizarra, mi dedo como tiza y a mi hermana como alumna. Lo tenía claro, había una profesión que podía reunir a todas aquellas en las que un día pensé: podía ser creativa, dejarme llevar por la imaginación, ayudar a los más pequeños, enseñar, divertirme, luchar por la igualdad entre niños y niñas que después serían hombres y mujeres, escribir, pintar, florecer. Por fin, sabía que quería ser maestra.

 

Estuve cinco años como monitora en un colegio privado, esperando que en algún momento me brindaran la oportunidad de aprender y de enseñar a esos pequeños a los que, únicamente,  ayudaba a comer y les distraía durante poquitas horas jugando y bailando. Ese día nunca llegaba y cada vez lo veía más lejano….nunca se me dio bien “hacer la pelota”…tenía demasiada personalidad como para hacerme notar simplemente por eso y no por lo que valía y tenía dentro. No quería enchufes. El último año  que decidí trabajar allí me planteé hacer lo que tantos y tantas han hecho: presentarme por primera vez para saber cómo era el examen de Oposiciones al Cuerpo de Maestros.

Como muchos otros, iba únicamente para conocer, como digo, cómo eran las pruebas… pero tuve que estudiar, no podía ir en blanco, sin opciones. Mis nervios hacia el examen eran muchos a pesar de saber que no iba a aprobar, que algo así hay que prepararlo con conciencia durante mucho tiempo…pero lo intenté. Compré los temas en una Academia, me los preparé sola, hice la programación sola y viajé sola rumbo Sevilla.

La verdad, tuve suerte porque los temas que cayeron fueron fáciles, me los sabía….el supuesto apenas lo había preparado porque no tenía mucha idea pero lo hice y, la verdad, fueron décimas las que me impidieron pasar a la segunda fase. Esto fue en la última convocatoria de Andalucía.  Este año decidí probar suerte de nuevo, en Madrid.

Comencé a estudiar como una loca, dividiéndome los tiempos, sin parar y  compaginándolo con trabajo y casa. Casi encerrada, siempre con la frase en la boca “no puedo, tengo que estudiar”.  Sin preparador, sin ayuda porque mi sueldo no permitía ese lujo.

Durante meses nos tuvieron en ascuas primero sin saber si habría o no y dónde sí y dónde no, después con las pruebas (cómo serían, quiénes tendrían la prueba de cultura general y quiénes no),…la fecha del examen (infinidad de personas venían de fuera porque sus Comunidades no organizaban la oposición y tenían que reservar hotel…sin saber fecha exacta, sin saber en qué zona estaría su tribunal,…aprovechándose los alojamientos de la Comunidad de Madrid de ello subiendo los precios a cifras increíbles como doscientos y pico la noche,…), la solicitud y pago de las tasas (Yo, personalmente, pensé que después de meses preparándome, no podría realizar el examen por no contar con esa cantidad…tenía problemas económicos y de no ser porque recibí ayuda de mis padres…no hubiera podido. Setenta euros por hacer una prueba que ni siquiera sabes si vas a aprobar, siendo en otras Comunidades menos de la mitad….), la solicitud de centros, la asignación de tribunales (publicado varias veces porque hubo errores), listado de admitidos y excluidos (más de lo mismo, se corrigió por errores),….En fin, este año se han lucido desde el principio hasta el final.

Llega el día, por fin sabemos todos a dónde tenemos que ir y si estamos o no en la lista de admitidos, si aparecemos en la lista de interinos,…y, “habiendo hecho varios abanicos de papel”, acudimos al examen. Vivo en la zona norte y mi tribunal estaba en Vallecas, ya podéis imaginar las piruetas que tuve que hacer para llegar. Tardo unos minutos más y no entro. Esto lo digo porque los llamamientos empezaron cuando apenas acababa de llegar y, al parecer, al menos a una persona cuyo comentario leí en redes sociales, llegó tarde, cuando ni siquiera la habían nombrado a ella y no pudo entrar. ¿Es esto justo? Estamos hablando de Madrid, una ciudad con mucho tráfico, con distancias importantes que a veces no están bien comunicadas,… ¿Esa chica tendría que haber salido a las cinco de la mañana de su casa para que el transporte público le permitiera llegar? No todos vamos en coche…en mi caso, por ejemplo, me llevaron. No tengo ni carnet ni coche… ¿Y si hubiera tenido que ir desde Colmenar hasta Vallecas en transporte público?

He de mencionar las hojas autocopiativas, que no se olvide. Al parecer, se hacía para facilitar a la hora de las reclamaciones y para que todos tuviéramos nuestro examen. También mencionar que este año la extracción de bolas se realizaba en el Tribunal 1 y todos tendríamos esas dos opciones. Creo que eso es bueno, todos las mismas opciones de examen y un único supuesto práctico pero…. ¿eso que se rumorea de que antes de realizarse el examen, supuestamente ya había personas que sabían cuál sería?

He leído opiniones de todo tipo pero la mayoría, a las que me sumo, son quejas ante la organización, ante el pitorreo, la corrección de exámenes y la falta de sentido a las reclamaciones, donde ni te dejan ver tu examen y se basan en ver si han sumado bien las puntuaciones.

Ha habido quejas en todas las especialidades, injusticias y ojos atónitos en cada uno de los tribunales.

¿Cómo es posible que se mida si uno/a es buen/a maestro/a simplemente por la suerte de que la bola seleccionada al azar sea el tema que mejor o peor se ha estudiado?, ¿Cómo es posible que una persona saque un diez en una prueba y un cero con alguna décima en la otra? ¿Quiere decir eso que no es valorable su examen, que no se valora ni el esfuerzo ni el estudio y se puntúa con un cero? Personas que también pasaron por ahí…. ¿cómo es posible que ante miles de opositores sólo unos cuántos hayan aprobado y otros tengan un 0,000?, ¿realmente han leído todos los exámenes o simplemente se les ha dicho que debían aprobar a cierta cantidad? ¿En qué se basan para puntuar un examen tan subjetivo en el que cada uno tiene una forma de desarrollar el tema y el supuesto? ¿Realmente se usaron las hojas autocopiativas para ayudar o, simplemente, para que así el enchufe sea más fácil al tener cada uno nuestro examen en casa?….puede que tu vecino, tu primo o tu pareja sean tribunal…. Pero esto sólo son suposiciones, claro….

¿No sería más justo un examen tipo test, como en otras oposiciones, donde la respuesta es la que es? Sería más fácil corregirlo, más fácil evaluarlo, y no se basaría en la “suerte” de que cayó el tema que mejor te sabías o justo el que dejaste por estudiar.

Respecto a los supuestos prácticos, deberían puntuar más. Ahí es donde realmente se ve si uno sabe lo que está haciendo o si simplemente memorizó un tema.

Se ha abierto un debate, muchas personas exponen sus quejas en las redes sociales, otros hablan incluso de consultas a abogados, de la realización de manifestaciones,… ¿pero serviría de algo o, simplemente, sería un boom televisivo durante unos pocos días?

El país en el que vivimos señoras y señores, no renueva su temario desde 1993…cuando en la sociedad se están dando cambios todos los días: nuevas metodologías, niños que precisan una educación inclusiva más actual, más importancia cada vez a la educación emocional, a los valores, a las nuevas tecnologías, a la participación de las familias, la presencia de niños llave por causa de las situaciones socioeconómicas lamentables,  miles de niños y de centros que no disponen de recursos adecuados ni de ayudas, entornos que se abandonan haciendo que no todos tengan las mismas oportunidades….docentes que no están formados adecuadamente, que no tienen vocación,…frente a otros que sí, la presencia del bullying cada vez más acentuada,…

 

La educación necesita de reflexión, necesita frescura, necesita nuevas ideas, colaboración, cooperación, empatía, actualidad.

 

Luchemos entre todos por una educación por y para todos, una educación mejor que comienza en la elección de buenos maestros; buenos maestros que no se miden por la nota de un examen. Luchemos por nuevas oportunidades, por un proceso justo.

 

El niño es el padre del hombre, un libro en blanco en el que el maestro también escribe.

DiecinueveJunio2018

Se juntaban las nubes en un abrazo

mientras el arco iris se colocaba en el cielo.

 

Se levantó el sol de su cama

y dejó brillar las aguas del mar.

 

La pequeña brisa movía las flores

y mi pelo, al viento, se dejaba llevar.

 

Mis pies se mojaban en los charcos

que la lluvia pintó al despertar.

 

La poesía me miraba a los ojos

y su luz me dejaba sin pestañear.

El mundo al revés- cuento infantil

Hicimos la fila antes de entrar en clase por orden alfabético.

Cuando sonó el timbre entramos y nos pusimos cada uno en su sitio.

 

De repente, todo estaba al revés: la pizarra dada la vuelta, la lámpara en el suelo, las sillas en el techo y todos los niños flotando, sin pisar el suelo ni tocar el techo.

No entendía nada pero… ¡parecía tan divertido!

 

Entró la maestra con los zapatos en las manos y cogiendo la tiza con el pie comenzó a escribir en la pizarra.

-Un momento- pensé- no se ve lo que escribe.

Tras pasados unos segundos:

-Pepito, sal a resolver el problema.

-Pero…

-¡Pero nada!, ¡sal ahora mismo!

Me levanté del sitio y, flotando, llegué hasta la pizarra.

Estaba nerviosísimo. No sabía qué escribir porque no se veía lo que ponía…aunque tampoco se iba a ver lo que pusiera yo.

Decidí poner un número al azar para que pareciera que lo había resuelto.

-¡Muy mal!, ¡a tu sitio!

Agaché la cabeza y me senté.

Cuando sonó el timbre, la maestra de matemáticas se fue y a los cinco minutos vino el profesor de lengua.

Llevaba también los zapatos en las manos, las gafas en el culo y escribía con los pies.

Ese día pareció, en un principio, muy divertido…pero a mí ya me estaba dejando de gustar, incluso me daba miedo.

De todos los niños que había me mandó leer a mí…

-¡Qué mala suerte!- dije en bajito.

Abrí el libro que me dijo y comencé; o lo intenté…porque ¡tampoco allí había letras!

Todos los niños se empezaron a reír de mí.

Cuando llegó la hora del recreo me senté solo. Estaba triste y no quería jugar con nadie.

De pronto alguien me silbó.

-¡Eh, tú!, ¡niño!

Miré a todos lados y no vi nada.

-¡Aquí abajo!

No me lo podía creer. Era la letra “I”.

Me dijo que todas sus amigas, las otras letras, y sus amigos los números habían sido secuestrados por un malvado brujo, el cual había lanzado un hechizo en el colegio para que todo estuviera al revés porque no quería que los niños aprendieran. Estaba enfadadísimo.

Ella había conseguido escapar porque era muy delgadita y pequeña. Había salido por una ranura de la caja donde estaba.

Pepito sólo pudo abrir la boca en señal de sorpresa y correr donde la letra le indicó.

 

Cuando llegó allí todo estaba oscuro y se escuchaban risas malvadas.

Unos chillidos agudos le guiaron hasta el lugar.

Allí estaba el Brujo Tontón, delante de la caja.

-No te dejaré pasar-dijo-.

-¿Por qué les has encerrado?

-Porque no quiero que aprendáis. Quiero que seáis como yo: tontos.

-¡Pero yo quiero aprender!, ¡yo quiero leer y escribir y cada día en mi cabeza algo nuevo introducir!

-¡Oh no! Has dicho una rima. ¡No digas rimas o me matarás! Los niños sois más felices así, todo el día jugando sin hacer tareas.

-No Brujo Tontón. Yo quiero aprender y entre mis  manos siempre un libro tener.

El Brujo Tontón no aguantaba las rimas y cada vez se estaba poniendo de un color diferente.

Pepito no paró de decir rimas y de repente…

¡Pun, chín, pan, tín! ¡Una explosión de colores!

 

Todo volvió a la normalidad: las letras y números en los libros, el techo en su sitio y el suelo también,…

Todos los días cada niño cogía un libro para leer…sino, ya sabéis, el Brujo Tostón regresaría.

 

Y colorín, colorado, el mundo al revés se ha colocado.

 

 

 

 

DiecisieteJunio2018

Un rayo puede atravesar el cristal

así como tus palabras lo hacen en la piel.

 

La distancia no la hacen los kilómetros,

sino la grandeza o no de un sentimiento.

 

La piedra puede construir un muro que te aleja

o un camino que te acerca.

 

El café puede ser sólo

pero la cerveza sabe mejor en compañía.

 

Con tan solo una mirada, puedes hablar.

Con tan solo un abrazo, se puede curar.

 

Los relojes a veces se paran pero la vida continúa.

 

La paciencia hizo que el vino fuera exquisito.

 

DieciséisJunio2018

Hoy he conocido a Teresa.

 

 

 

 

Llora Teresa….

Llora porque no sabe abrir las esposas que la amarran a la vida que no quiere. Llora porque no encuentra la llave.

 

No pierdas tu vida, Teresa.

Decide, que las decisiones conducen a grandes cambios y los cambios siempre son necesarios.

 

….Cambio, gracias por existir, por ser amigo de las oportunidades, ir de la mano del entusiasmo y creer en ti mismo.

El cambio…

ese que llama a tu puerta cuando ni has hecho café.

Llega después del esfuerzo cuando ni te acuerdas de él.

El cambio…

ese que te regala un papel en blanco.

Ese que, sin querer, hace cosquillas en la yema de los dedos.